Reflexiones | AM.org

“Los viejos amamos los consejos y estos los repito con frecuencia”. Javier Darío Restrepo, el maestro del periodismo, en el Día Mundial de la Libertad de Prensa que se cumple este tres de mayo.

Escrito por elcolombiano.com. Publicado en Reflexiones

     "Ejerce el periodismo con pasión por la verdad y por el servicio a los otros. Eso lo vacuna a uno contra el virus del mercenario y del arrogante”, aconseja a quienes se inician en el periodismo, en entrevista concedida a El Colombiano.

   Hace seis meses, cuando recibió el Premio a la Excelencia por parte de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo, en el Teatro Metropolitano de Medellín, el auditorio se puso de pie y lo aplaudió con emoción y sinceridad.

   Javier Darío Restrepo, el reportero de periódicos y televisión, el columnista, el consultor y maestro, lleva una vida que encarna los mejores valores del periodismo: verdadera y de verdades. Inquieta y responsable. De servicio y de enseñanzas sencillas y profundas. Un reportero que ha esculcado la realidad, metro a metro, para contarla y analizarla sin descanso, aun hoy en la cumbre de sus años.

   Pocos como él para ayudarnos a comprender y reflexionar, en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, sobre los alcances de aquel derecho y aquella responsabilidad mayúscula que implican la independencia, la imparcialidad y la transparencia en sociedades larvadas por la corrupción, pero también deseosas de cambios que bien puede alentar una prensa libre y ética.

   Sentado en su apartamento de Bogotá, en el Día del Trabajo, se tomó el tiempo para teclear estas respuestas a inquietudes actuales respecto de una jornada necesaria en el contexto de nuestras democracias imperfectas y siempre al filo de las censuras y las presiones sobre los medios informativos y los periodistas.

   Cuba, Venezuela, Argentina y Colombia, por ejemplo, no dejan de ser ejemplos obligados, en el hemisferio, de las amenazas que gravitan para que la prensa ejerza aquella libertad tan históricamente reclamada y necesaria para alimentar la construcción de sociedades capaces de la crítica, el debate y el respeto a la diversidad política e ideológica.

   Javier Darío Restrepo cree que por tratarse de una condición tan dinámica, la Libertad de Prensa no existe ni en Colombia ni en ningún otro país del mundo. Aceptarlo sería como dormirnos y darle paso a la indulgencia frente a una condición que debe perfeccionarse cada día, en cada renglón de la vida en democracia.

   “Se le hace un grave daño a la libertad cuando se la da por hecha y definitiva. La libertad es un hacerse. En Colombia, por prurito democrático se tiende a creer que hay libertad de prensa y por esa razón desaparece la dinámica de crecimiento” y se impone la pasividad, advierte Javier Darío.

   Aquí van los apuntes de un maestro que en la lucidez de su conocimiento añejado, de sus ires y venires por los recovecos del oficio, no deja de dar consejos, como les encanta, según dice, a los viejos.

   Maestro en sus dominios

   Esas palabras, libertad y prensa, ¿cómo deben entenderse hoy, hay acepciones y contextos nuevos qué agregarles?

   “Cuando hablas de sol es inevitable la asociación con la luz y el calor; la flor sugiere color y perfume, de la misma manera que prensa es una palabra que habla de libertad. Es parte de su naturaleza de modo que no se puede pensar en la prensa sin su correspondiente libertad, y lo que es más diciente: para que haya libertad necesitas la prensa. Ella cumple un papel irreemplazable en la existencia y ejercicio de la libertad”.

   Más que nunca las posibilidades de ejercer la libertad de prensa han crecido. ¿Pero será que cantidad (sobreoferta de medios informativos) significa calidad?

   “La sobreoferta de medios puede significar la multiplicación de oportunidades para ejercer la libertad de expresión; también puede ser la expansión del negocio de la información.

   Lo primero pertenece al orden de lo teórico o ideal. Pero la realidad muestra que, al multiplicarse, un negocio lo hace a pesar de la competencia y luchando contra ella; circunstancia que en el caso de la información la desnaturaliza y convierte en un procedimiento venal. Por su naturaleza, la información es un servicio y pertenece a la vez al orden de la inteligencia y al de la comunicación que puede llegar a ser comunión”.

   ¿Colombia, a su juicio, es hoy un país con “Libertad de Prensa”, en el contexto de estas definiciones y conceptos qué estamos abordando?

   “Ni Colombia, ni país alguno pueden afirmar que tienen libertad de prensa. La libertad es una realidad dinámica que está en crecimiento constante porque cuando no crece, decrece. Se le hace un grave daño a la libertad cuando se la da por hecha y definitiva. La libertad es un hacerse. En Colombia, por prurito democrático se tiende a creer que hay libertad de prensa y por esa razón desaparece la dinámica de crecimiento y se imponen la pasividad y la indulgencia frente a los hechos y personas que impiden su desarrollo y consolidación”.

   TODA LA ENTREVISTA AQUÍEN elcolombiano.com

Medellín: Carrera 43 E Nro. 11 – 32 | Bogotá: Carrera 19 A Nro. 63 C – 50 | Contáctenos
Somos de la Mesa de Trabajo por la Vida de Medellín
Nominados en 2014 al VI CONCURSO DE EXPERIENCIAS GERONTOLÓGICAS “UNA SOCIEDAD PARA TODAS LAS EDADES”
por la Red Latinoamericana de Gerontología –RLG.
Construimos la memoria del país por la reconciliación y el perdón.
Asuntos Mayores © 2012 - 2018 | Todos los derechos reservados. - Diseño web: alojatuempresa.com