Oficios de antes | AM.org

El ´rollo´ del papel higiénico

Escrito por librosyletras.com. Publicado en Oficios de antes

Gráfica: columnazero.com   

   1. Antes de la invención del papel higiénico se utilizaban materiales diversos: lechuga, trapos, pieles, césped, hojas de coco o de maíz. Los antiguos griegos se aseaban con trozos de arcilla y piedras, mientras que los romanos se servían de esponjas amarradas a un palo y empapadas en agua salada. Por su parte, los inuit optaban por musgo en verano y por nieve en invierno, y para la gente de zonas costeras la solución procedía de las conchas marinas y las algas.

   2. Los primeros en crear y usar papel higiénico fueron los chinos, quienes en el siglo II A.d.C. ya diseñaron un papel cuyo uso principal era el aseo íntimo. Varios siglos más tarde (allá por el siglo XVI), las hojas chinas de papel destacaban por su gran tamaño (medio metro de ancho por 90 centímetros de alto). Sin duda, estas hojas estaban en consonancia con la posición jerárquica de sus usuarios: los propios emperadores y sus cortesanos.

   3. En higiene personal las clases sociales estaban bien delimitadas. Los antiguos romanos de las clases pudientes utilizaban lana bien empapada en agua de rosas, mientras que la realeza francesa utilizaba nada menos que encaje y sedas. La hoja de cáñamo era el más internacional de los materiales utilizados por los ricos y poderosos.

   4. Joseph C. Gayetty fue el primero en comercializar el papel higiénico allá por 1857. El producto primigenio consistía en láminas de papel humedecido con aloe, denominado "papel medicinal de Gayetty", un auténtico lujo para los más hedonistas. El nuevo producto, de precio prohibitivo, se comercializaba bajo un visionario eslogan: "la mayor necesidad de nuestra era, el papel medicinal de Gayetty para el baño".

   5. En 1880 los hermanos Edward y Clarence Scott comienzan a comercializar el papel enrollado que hoy conocemos. Una presentación en sociedad llena de obstáculos dados los muchos tabúes que rodeaban al nuevo producto. Por la época se consideraba inmoral y pernicioso que el papel estuviera expuesto en las tiendas a la vista del público en general.

   6. Pero el papel de los orígenes no era el producto suave y absorbente de nuestros días. En 1935 se lanza un papel higiénico mejorado bajo el reclamo de "papel libre de astillas". Esto nos hace deducir que lo habitual de la época era que el papel higiénico contara con alguna que otra impureza.

   7. La importancia del papel higiénico en nuestros días es incuestionable, testigo de ello es el reconocimiento recibido por Kimberly-Clark en 1944 a cargo del Gobierno de los Estados Unidos. El motivo de dicho reconocimiento fue (citamos palabras textuales) “su heroico esfuerzo en el suministro a los soldados durante la II Guerra Mundial”.

   8. Dicha importancia llegó a ser estratégica en la Operación Tormenta del Desierto de la Guerra del Golfo. El verde de los tanques estadounidenses contrastaba demasiado con las blancas arenas del desierto y no se contaba con el tiempo necesario para pintar los vehículos. Se optó por envolver los tanques en papel higiénico como técnica de camuflaje de última hora.

   9. De ser un producto denostado y vendido discretamente en la trastienda, el papel higiénico se ha convertido en el protagonista de pasarelas de moda, obras de arte y delicados trabajos de papiroflexia. Artistas plásticos de renombre como Christo, Anastassia Elias o Yuken Teruya han utilizado papel higiénico como material para sus trabajos. En el terreno de la moda, es célebre el certamen Cheap Chic Weddings Toilet Paper Wedding Dress Contest, que cada año reúne en Estados Unidos a las más originales propuestas de vestidos nupciales confeccionados con papel higiénico.

   10. El papel higiénico tal cual lo conocemos hoy en día ha experimentado un gran desarrollo a lo largo de los cerca de 140 años que han transcurrido desde su invención. A la doble capa del papel (incorporada en 1942) se suman tecnologías punteras que aportan mayor suavidad y absorción (como la UCTAD, desarrollada y patentada por Kimberly-Clark). La última innovación del producto supone incorporar loción de karité, un fruto natural con reconocidas propiedades cosméticas.

   FUENTE : librosyletras.com

Merienda. El origen de la palabra “merienda”: es una “comida ligera que se ingiere a media tarde”.

Escrito por Libros & Letras. Publicado en Oficios de antes

     La palabra proviene del latín merenda, que para la mayor parte de los autores clásicos significaba lo mismo que hoy merienda para nosotros. Sin embargo, Plauto y Festo usaron merenda también como sinónimo de cena. Es muy probable que la merenda latina se derivase del verbo merere (merecer); Virgilio utilizó merendo con el sentido de “haciendo el bien, obsequiando”.

  Algunos etimólogos han afirmado, equivocadamente, que merenda había significado, en realidad, “almuerzo”, con base en una supuesta relación etimológica con meridiem (mediodía) y en el hecho de que en algunas comarcas de España haya tenido en cierta época ese significado. En este error -señalado por Corominas- incurre Covarrubias en su Tesoro de la lengua castellana o española (1611).

   Curiosamente, sin embargo, en la misma entrada, el autor toledano admite que la merienda se comía “quando ya se merecia” por haber trabajado.

   En rigor, vale lo que se comía al medio dia, que era poca cosa, esperando comer de propósito à la cena: y assi se dixo merienda quasi meridiana o quase merenda, porque se daua despues de haber trabajado, quando ya se merecia. Sin embargo, tanto en el italiano como en el portugués moderno, merenda se mantuvo intacta con el sentido que tenía originalmente en latín.

Eduardo Galeano: Me caí del mundo y no sé cómo se entra

Escrito por Eduardo Galeano en lahistoriadeldia.word.press. Publicado en Oficios de antes

Eduardo Galeano. Periodista y escritor Uruguayo.

   Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco..

   No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.

   Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales.

   ¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del bolsillo.

   ¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades.

   ¡Guardo los vasos desechables!  ¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez!  ¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidable enel cajón de los cubiertos!  Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida!

   ¡Es más! ¡Se compraban para la vida de los que venían después!  La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, vajillas y hasta palanganas de loza.

   Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi infancia y hemos cambiado de refrigerador tres veces.

   ¡¡Nos están fastidiando! ! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo. Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.

   ¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de los tenis Nike?  ¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando colchones casa por casa?  ¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista?  ¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros?

   Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más y más basura.

   El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad.

   El que tenga menos de 30 años no va a creer esto: ¡¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el que recogía la basura!!

   ¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de… años!

   Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy hablando del siglo XVII)

   No existía el plástico ni el nylon. La goma sólo la veíamos en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las quemábamos en la Fiesta de San Juan.

   Los pocos desechos que no se comían los animales, servían de abono o se quemaban. De ‘por ahí’ vengo yo. Y no es que haya sido mejor.. Es que no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el ‘guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo’, pasarse al ‘compre y bote que ya se viene el modelo nuevo’. Hay que cambiar el auto cada 3 años como máximo, porque si no,  eres un arruinado. Así el coche que tenés esté en buen estado . Y hay que vivir endeudado eternamente para pagar el nuevo!!!!  Pero por Dios.

   Mi cabeza no resiste tanto.  Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo cambian de celular una vez por semana, sino que, además, cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real.

   Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era un nombrecomo para cambiarlo) Me educaron para guardar todo. ¡¡¡Toooodo!!! Lo que servía y lo que no. Porque algún día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a todo.

   PUEDE CONTINUAR AQUÍ en lahistoriadeldia.word.press

Escribir a mano es mejor para el cerebro

Escrito por semana.com,. Publicado en Oficios de antes

   Ayuda a  memorizar palabras y conceptos, aprender un nuevo idioma y hacer que la mente esté activa.

   Estudio revela que dicha práctica activa más regiones cerebrales que hacerlo a través de dispositivos electrónicos.

   El auge de las tabletas, computadores personales y celulares inteligentes ha hecho que escribir con lápiz y papel se esté convirtiendo en una práctica en desuso.

   Según semana.com, una reciente investigación hecha en la Universidad de Indiana, Estados Unidos, asegura que escribir a mano es bueno para memorizar palabras y conceptos, aprender un nuevo idioma y hacer que la mente esté activa.

   Los científicos aseguran que esta técnica hace que el cerebro retenga símbolos, formas y lenguas y hace que las personas expresen mejor pensamientos e ideas.

  Según Virgilio Hernando Requejo, neurólogo del Hospital Madrid - Norte Sanchinarro, "la representación que tiene la mano en la corteza cerebral es enorme. Al escribir con bolígrafo, utilizamos mucho más el cerebro que cuando usamos el teclado del ordenador. Si dejamos de escribir a mano durante un tiempo, está claro que las estructuras cerebrales van a cambiar".

   Requejo también afirma que el uso de aparatos electrónicos es malo para la memoria. "Ahora está todo en el iPhone y dispositivos similares, tenemos mucha más información en el bolsillo, pero no somos capaces ni de recordar un número de teléfono y eso es lo verdaderamente preocupante".

   A pesar de ello, Requejo sostiene que cambiar esta práctica no implica un retroceso en la vida de los seres humanos ni el deterioro de las respuestas del cerebro, sino una adaptación.

   FUENTE AQUÍ en semana.com

Los crucigramas no son solo divertidos

Escrito por gerontologia.org. Publicado en Oficios de antes

  Un nuevo estudio ha encontrado que los beneficios del entrenamiento cognitivo de los ancianos pueden durar hasta 10 años. El informe, que aparece en la edición de enero pasado de la revista de la Sociedad Norteamericana de Geriatría (Journal of the American Geriatrics Society), detalla cómo el entrenamiento destinado a impulsar la habilidad de los ancianos en la memoria, el razonamiento y la velocidad de procesamiento hizo más lento su declive cognitivo y ayudó a los participantes a mantener el funcionamiento en las tareas de la vida diaria a través de una década.

   Uno de los coautores del estudio, el Dr. Sharon Tennstedt, vicepresidente de los Institutos de Investigación de Nueva Inglaterra (New England Research Institutes) explica: "Es como ir al gimnasio durante 10 años y hacer un poco de entrenamiento de fuerza; 10 años después, uno todavía tendrá bastante fuerza en los brazos; no estará tan fuerte como entonces, pero todavía conserva bastantes beneficios."

   El estudio es el más grande de su tipo, dado que incluyó a más de 2.800 participantes de 65 a 94 años de edad, provenientes de una amplia gama de grupos educativos, socioeconómicos, raciales y étnicos. Los investigadores asignaron a los voluntarios, ya sea recibir 10 sesiones de una hora de entrenamiento durante cinco a seis semanas, o pertenecer a un grupo de control sin entrenamiento.

   COMPLETO AQUÍ en gerontologia.org

Medellín: Carrera 43 E Nro. 11 – 32 | Bogotá: Carrera 19 A Nro. 63 C – 50 | Contáctenos
Somos de la Mesa de Trabajo por la Vida de Medellín
Nominados en 2014 al VI CONCURSO DE EXPERIENCIAS GERONTOLÓGICAS “UNA SOCIEDAD PARA TODAS LAS EDADES”
por la Red Latinoamericana de Gerontología –RLG.
Construimos la memoria del país por la reconciliación y el perdón.
Asuntos Mayores © 2012 - 2018 | Todos los derechos reservados. - Diseño web: alojatuempresa.com