Libros & Letras mayores | AM.org

La vejez creativa: Escritores ´viejos´ demuestran que a la literatura le van las canas

Escrito por En 2ti.es. Publicado en Libros & Letras mayores

   

   Los escritores longevos son una constante en la literatura y demuestran cómo el lenguaje es uno de los procesos cognitivos que mejor resiste al paso del tiempo.

   Existen evidencias probadas de que la longevidad es bastante frecuente entre los escritores. Miguel de Cervantes Saavedra, William Shakespeare, Gabriel García Márquez, José Saramago, Haruki Muraka, son algunos de los casos que lo demuestran. AQUÍ el artículo completo en 2TI.ES

Cartas desde la Memoria.

Escrito por Héctor Tabares O. . Publicado en Libros & Letras mayores

Cartas desde la Memoria

La Corporación Asuntos Mayores –COASUMA- y el periódico online e impreso Asuntos Mayores CONTINÚAN CONVOCANDO a “Cartas desde la Memoria”, en 2016 sobre

 ‘MAYORES CONSTRUCTORES DE PAZ´

   Si lo desea, envíenos textos acerca de lo que usted -o su equipo de trabajo- considera debe ser el papel de las personas mayores en la construcción de la paz en Colombia. Puede enviarlos al correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   Hágale, nosotros corregimos y cuidamos el texto. 

   Los siguientes son los textos producidos por un grupo de Mujeres Mayores del Programa Adulto Mayor –PAM- de Cafam en Bogotá, que coordina Stella Sánchez de Peña.  

LA PAZ ES UN DERECHO

María Luisa Abril (Cedritos).

   (Tengo 90 años. Me desempeñé como Docente en Bogotá durante 34 años. Soy de los “Nuevos viejos activos, pensantes y participativos”).

   La paz no es cuestión de edad. No es cuestión de permanecer indiferentes,  ni de volvernos invisibles. Es cuestión de estar presentes y comprometidos.

   La edad no es limitación para formar parte de los puentes de reconciliación, de los defensores y hacedores de paz, de los mensajeros de paz.

   Desde el 9 de abril de 1948, el país perdió su rumbo, se perdió el derecho a la vida, también a pensar y a opinar diferente. Se instaló la violencia, y cada día que pasa aumentan las víctimas, aumenta el sufrimiento.

   La Colombia que he conocido es de intolerancia, violencia y carente de valores. En gran trayecto de mi vida he anhelado, he esperado la paz.  ¿Para qué? Para abrir las puertas a un país diferente, un país con paz social, para abolir la cultura de la muerte violenta a la que parece nos hemos acostumbrado. Erradicar el egoísmo que ha contribuido a la violencia.

   Para rescatar nuestra capacidad de asombro y nuestra sensibilidad humana, porque hemos sido tolerantes con el horror de la guerra. Para entrar a una nueva vida, con esperanza, construyendo un futuro digno para todos, incluyendo a los más olvidados de nuestra sociedad, a los menos favorecidos.

   Para tener un país con educación y oportunidades para todos. Un país en el que la educación y la salud no sean un negocio. En el que haya tierra y apoyo para los campesinos.

   Un país en el que nos demos respeto y solidaridad. Un país con justica, con reformas y soluciones sociales. Un país en el que nuestros dirigentes, con sus actitudes, nos transmitan buen ejemplo. Un país más ético, más equitativo e incluyente.

   La paz comienza en cada uno de nosotros, la tenemos que construir entre todos. Decirle sí a la paz porque es el único camino, la única estrategia. Esta es una etapa muy positiva para nuestro país. Es ahora, o nunca.

   Será el legado que les podemos dejar a nuestros nietos, a las futuras generaciones. Con nuestra participación, sensatez y discernimiento logramos un despertar de consciencia frente a lo que somos y lo que hacemos.

   Con el correr de los años, he superado cada una de las etapas de mi vida. He tropezado, he caído y me he levantado muchas veces. He entendido la razón de mi existencia dando el mensaje del servicio, siendo receptiva al don espiritual que Dios me ha dado, el don del dar; ofreciendo lo mejor de mí en cada momento. Esto me ha permitido vivir con satisfacción, tranquilidad y paz interior.

   Que Dios abra caminos para la paz y la convivencia, nos dé luz y amor para que se acaben los resentimientos, las venganzas y de todos los corazones fluya el perdón. Y que esa trasformación nos lleve a la paz definitiva y duradera.  ¡Así podemos clasificar siendo el “país más feliz del mundo”!

 

DESCANSE EN PAZ LA GUERRA


Teresita Rodríguez de Muñoz. (Mazuren).

   ¡Guerrillero! ¡hermano!... Llora el trigo reseco / Y pisoteado con violencia…. / De las rosas solo quedan las espinas.

   Y el verdor de los prados y sembradíos / Que dejaron los abuelos…/ Son campos de batalla / Verdor de maleza que envenena.

   Las praderas claman el retorno del labriego / Sus casonas fantasmas roídas por el tiempo / Polvorientas se desploman sin apego…

   Ya no trinan los pájaros como antes, / Truenan las balas / Y las minas hieren inclementes / El futuro promisorio de la Patria….

   Átomos de hombres vuelan por los aires, / Y el suelo se   tapiza de sangre y de miseria. / Gime la entraña de una madre sola  / Que esperaba el retorno de su héroe, / Que a la Patria se ofrece en holocausto……

   Un soldado que ¡Ah...... poco!…. como tú / Jugaba con pistolas. / Resuena el trueno y la guerra estalla, / Y mientras el enemigo camaleónico escondido / Hincha sus arcas de oro, de poder y de venganza…/ La orfandad de los niños se acrecienta, / El hambre se desborda en cruel rapiña.

   Ríos de gente, cual rayo, huye en caravana / Y una mano se estira en cada esquina…

   ¿A qué juegas tú, joven guerrillero? / ¿Por qué luchas despiadado contra tu hermano inerme? / ¿Qué esperas de la vida al asecho de la muerte?... / No calles tu conciencia con el ruido de las balas.

   ¡Busca en el silencio de tu alma! / El perdón y el amor que te redima...

   Entierra sin temores tus odios y rencores, y ¡deja que descanse en paz la guerra!

 

LA PAZ

                                Beatriz Barriga. (Mazuren).  

   Colombia es cual árbol duro / Con raíces muy profundas / Que a pesar de los azotes  / No se ha dejado caer.

Cuna de hombres valientes / De coraje y corazón / Su consigna es el progreso sin jamás desfallecer / Colombia es país amable / De incalculable  valor / Ha sufrido contratiempos  / Con sentimiento y valor.

Colombia, árbol de paz / Sin reparo para todos / Y conserva nexos con países importantes / De todas partes del mundo / Países que están unidos y listos para trabajar / Para que haya buen progreso y sobresalga la paz.

El compromiso del gobierno es, con todos ser leal n/ Y que crezca la esperanza  / Con mucha prosperidad.

                                    

LA PAZ…  LA PAZ…  LA PAZ…

Teresa Olaya Perdomo. (Mazuren). 

   Aparentemente, no es muy difícil definir. Según el Diccionario de la Lengua Española, PAZ es la “Virtud que pone en el ánimo tranquilidad y sosiego”. “Sosiego y buena correspondencia de unos y otros”. “Convenio internacional para dar la quietud a los pueblos que han guerreado”. “Interjección que se usa para ponerla entre los que riñen”.

   Si analizamos el significado en el contexto de nuestro país, ¿a  qué se debe el hecho de que no haya paz? ¿Es que acaso tenemos todos los mismos derechos? ¿Gozamos de los mismos beneficios? ¿Todos los hijos y nietos de nuestros conciudadanos tienen la misma educación? ¿Una vez entran a la etapa laboral, tienen las mismas oportunidades? Y qué decir de la salud y la educación, ¿en qué grado las podemos catalogar?

   Muchos piensan que la paz es la cesación de la guerra, el detener el accionar de los fusiles, claro, eso es un gran logro, pero si no nos preocupamos por la elección de dirigentes con pensamientos generosos y altruistas, que se preocupen por el cambio a fondo de nuestro pensar y accionar respecto a nuestro pueblo, la paz no podrá ser duradera y nuestro país irá cada día más al abismo.

   Algo de lo cual nunca se habla, es del incremento de una manera desmedida de la población ignorante, sin recursos, nacida con profundos y fundados resentimientos, sin oportunidades de estudio, quienes siempre estarán generando gravísimos problemas casi imposibles de solucionar, ya que son personas, además, carentes de valores que conllevan a una agresividad desmedida, situación que con la guerra entre hermanos ha producido un país dolorido, resentido  y sin esperanzas. 

   De ahí que las personas que queremos, nuestra gente y amamos nuestro país, creemos y esperamos que las heridas sean tratadas desde muy al fondo. Y no es esperar que esta tarea la realicen nuestros dirigentes. Somos todos y cada uno de los colombianos, perdonando y desarmando desde nuestros hogares los corazones. Por tanto,  yo hago un llamado a los adultos mayores, quienes hemos vivido estas situaciones tan desastrosas, a emprender una tarea de sanación, actuar muy unidos a fin de encaminarnos  en lograr acortar las distancias entre las personas menos favorecidas, a fin de que la brecha que existe sea cada vez más delgada.

No es fácil, debe ser perseverante, constante y duradera  y de esta manera lograremos una verdadera paz, sostenible, de la cual todos somos merecedores. Este es el pensamiento a groso modo sobre este tema.

  

EL ADULTO MAYOR CONSTRUCTOR DE PAZ

 Herminda Pongutá. (Cedritos).

   En cada despertar, con la alegría del descanso del día que amanece, el canto de las aves, el repicar de las campanas, la mirada y el saludo a quien, o a quienes nos acompañan, el saludo a la soledad nuestra gran amiga, el levantarse, poder caminar, ¡ESTAR VIVOS!

   Qué importan los años si hay gratitud hacia el Dios de amor y de bondad, que hace de nosotros personas que iniciamos el día a día con el entusiasmo y el deseo de planear, realizar, disfrutar de las oportunidades hermosas que Dios y la vida nos ofrecen.

   Este inicio de día, con armonía, serenidad y disfrute de alimento, la compañía de la familia, los vecinos y amos, el trabajo, el cuidado de la salud, el ejercicio, la lectura, la oración, el escuchar a quien solo busca ser escuchado, la visita que nos llega y a quien visitamos, en cada instante y acción. ¡Así estamos CONSTRUYENDO PAZ!

   Qué decir del compromiso y construcción de paz con la familia, los hijos, nietos, yernos, nueras. Se viven como propias sus alegrías, realizaciones, proyectos, los ayudamos a volar, a soñar. Cómo multiplicamos la pensión, el tiempo, el cariño, la salud, las palabras, los silencios.

   Pero también, ¿cómo restamos la ingratitud, el dolor, el fracaso, la angustia, el desamor”… restando, minimizando, logramos darle importancia a lo importante, comprender que todo pasa y que solo quien es capaz de perdonar y de reconocer sus limitaciones y errores puede ser feliz. ¡Hacer felices a quienes más se quiere, siendo CONSTRUCTOR DE PAZ!

   Qué decir de los adultos mayores que no tuvieron hijos, pero que durante sus vidas han permanecido al servicio de sus padres, ancianos y enfermos, de hermanos discapacitados o de familiares que tan solo cuentan con el apoyo y el cariño de quienes, con generosidad sin límites, les ofrecen cariño, tiempo y dedicación a su cuidado. ¿Habría paz, armonía, cariño, tiempo y dedicación a su cuidado? ¿Habría paz, calidad de vida sin ellos? ¡Son verdaderos CONSTRUCTORES DE PAZ!

   Algunos, aun a costa de su propia salud, de sus sueños y aspiraciones, orientan su vida a servir con altruismo en fundaciones anónimas y silenciosas, pero generosas en bondad con el enfermo, el huérfano, el abandonado. ¡Son también CONSTRUCTORES DE PAZ!

   Y qué decir del adulto mayor en el entorno en que vive, SU BARRIO, SU CIUDAD, SU PAÍS, que conoce y es consciente del valor y cuidado de nuestro planeta y de sus recursos cada vez más escasos. Educa con su ejemplo, protege y disfruta de la compañía de una mascota, regala sonrisas a los niños y jóvenes, no es una carga para nadie, es decir, autónomo, activo. Lidera actividades y acciones para el bien común. ¡Es CONSTRUCTOR DE PAZ!

   Vivir así, enfermar así, es saber para qué vivimos y finalmente tener conciencia de TRASCENDER EN PAZ.

                                              

VIOLENCIA, PERDÓN, PAZ
            Carmen Elisa Martínez González. (Mazuren).

   Soy una mujer adulta mayor, quien desde mi adolescencia he tenido el factor violencia presente en mi vida y quien a pesar de haber sido criada y formada en un excelente hogar, de haber podido estudiar y trabajar a mi gusto, y formado mi propio hogar –dos hijos, cuatro nietos-, me siento terriblemente afectada por la violencia: guerrilla, narcotráfico, corrupción. Es que la violencia nos ha tocado a todos los colombianos, a unos en forma más trágica, abusiva y asesina que a otros, pero nos ha afectado a todos.

   Me duele inmensamente la forma como se ha llevado al caso, a la anarquía y la pobreza en un país tan bello, rico y recursivo como Colombia.

   Me duele saber cuántos miles de cerebros privilegiados han tenido que emigrar a otros países, donde entregan sus conocimientos, su amor al trabajo y su capacidad laboral; donde pueden vivir en paz, con seguridad y levantar sus hogares sin temor. Pero más me duele, la cantidad de vidas jóvenes que han sido cortadas de tajo por defender a los colombianos, ya que ellos no tendrán una segunda oportunidad.

   Para conseguir la tan anhelada paz debemos conceder el perdón. Claro que sí, los colombianos estamos dispuestos a entregar este sentimiento tan intenso que nos viene directamente de Dios, pero ¿qué debemos exigir a cambio, ya que hemos dado tanto?

   Una paz digna, justa y verdadera, no una paz a cualquier precio, una paz negociada sin que sepamos los colombianos qué más tenemos qué ceder y, sobre todo, qué deben esperar nuestros hijos y nietos.

   No soy periodista, escritora, literata ni nada por el estilo, soy una mujer de 76 años, ama de casa y pensionada, a la que nada haría más feliz que vivir los años que me quedan, viendo a los colombianos levantando lo que otros destruyeron.

   Que cuando me llegue el llamado de Dios, mis ojos se cierren y mi corazón deje de palpitar, llevándome la imagen de mi amada Colombia disfrutando de la paz y prosperidad que tanto merece. Este es mi sencillo sentir.

CONVOCATORIA Cartas desde la Memoria

Escrito por Héctor Tabares O. . Publicado en Libros & Letras mayores

Cartas desde la Memoria   

‘MAYORES CONSTRUCTORES DE PAZ´

Plazo hasta el 31 de marzo de 2016

La memoria se puede escribir en lenguaje coloquial,
con palabras de la conversación oral o cotidiana
.

   Dada su experiencia de haber vivido, sufrido y pensado largo tiempo el conflicto colombiano, las personas mayores tienen mucho que aportar a las soluciones y al proceso de construcción de una paz duradera en Colombia. 

El periódico online e impreso Asuntos Mayores convoca a la primera versión de
 
Cartas desde la Memoria, en 2016 sobre
‘MAYORES CONSTRUCTORES DE PAZ´

 

Objetivos

-         Mostrar las miradas que primordialmente nuestros mayores de cualquier condición social o intelectual, tienen del conflicto, y conocer su papel en la construcción de una paz duradera. 

-         Divulgar las ideas que otros miembros de la sociedad en general tiene de la forma como los mayores pueden ser constructores de paz.

-           Promover el género ´Memoria´, uno de los géneros literarios más interesantes y populares en la actualidad y hacia el futuro en Colombia.

Bases

   Las cartas pueden ser escritas por colombianos o extranjeros, residentes o no en Colombia de cualquier clase social o intelectual, SIN DISTINCIÓN DE EDAD.

  1. Podrán participar todas las cartas escritas sobre el tema ‘MAYORES CONSTRUCTORES DE PAZ´, en lengua castellana, que no hayan sido publicadas por eventos similares. 
  2. Las cartas pueden ser escritas por colombianos o extranjeros, residentes o no en Colombia SIN DISTINGO. En caso de ser un menor de edad, debe anexar una carta firmada por sus padres o tutores, autorizando la posible publicación. 
  3. La orientación del género ´Memoria´ * es libre, pero su tema será ‘MAYORES CONSTRUCTORES DE PAZ´ sin importar su ideología o conceptualización. 
  4. Cada participante puede enviar varias cartas de su autoría, pero el jurado solo escogerá una (1) de ellas.    
  5. Cada carta deberá tener una extensión máxima de 999 palabras con espacios.
  6. Deberá enviarse desde un correo electrónico, con el seudónimo con que participa. En archivo adjunto su nombre, edad, documento de identidad y número, dirección de residencia o trabajo, teléfono, correo electrónico personal, así como una breve nota o perfil biográfico suyo. Ambos correos deben ser dirigidos a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  7. El periodo de admisión de los textos comenzó el 1 de octubre de 2015 y finalizará el 31 de marzo de 2016 a las 24 horas. 
  8. No se mantendrá correspondencia con los autores de dichas cartas.

   Cualquier caso no considerado dentro de las bases de la presente convocatoria, será resuelto a criterio del periódico Asuntos Mayores.

Criterios de selección

   Entre los criterios de selección que tomará en cuenta el grupo de selección de las TREINTA cartas finalistas, están:

  1. Que se ajusten al tema: ‘MAYORES CONSTRUCTORES DE PAZ´
  2. Que cumplan con las características de presentación exigidas.
  3. Que se ajusten al concepto del género ´Memoria´, en cualquiera de sus modalidades. 
  4. Que sean presentadas con cuidado. Pueden ser ESCRITAS A MANO, pero legibles. En este caso deberán enviarse a la siguiente dirección: Carrera 19 A Nro.: 63 C - 50. Bogotá. 

 

* “Memoria: Género literario. Escrito compuesto por recuerdos de vivencias, experiencias y sensaciones que pudo haber tenido alguna persona en cierto momento de su vida. La memoria se diferencia de la biografía, en cuanto puede ser mucho menos rígida, formal y estructurada”. (abc.com). La memoria se puede escribir en lenguaje coloquial, con palabras de la conversación oral o cotidiana.

El jurado

   El jurado estará compuesto por CINCO personas: una de distinguida trayectoria en el ámbito literario; otra reconocida en el sector gerontológico-social; una tercera persona nombrada por COASUMA; y dos personas más escogidas entre las entidades convocantes que vayan surgiendo.

   Para su escogencia final, el jurado tomará muy en cuenta las TREINTA cartas que de forma más clara expongan el impacto que ha tenido en la vejez el conflicto y su papel en la construcción de la paz.

    No necesariamente se preferirán las miradas expertas que enfoquen los contextos sociales, económicos, políticos y culturales en la materia.

Reconocimientos

   Los nombres de los autores o autoras de las TREINTA cartas escogidas se darán a conocer el 10 (DIEZ) de mayo de 2016 en el periódico online Asuntos Mayores www.asuntosmayores.org y en la edición siguiente a esa fecha de la versión impresa del mismo medio. Igualmente, se les dirigirá una carta con tal información a esas personas escogidas.

   El reconocimiento de esta convocatoria a cada uno de los autores de las TREINTA cartas seleccionadas por los jurados se hará así: 1). Publicación de su Carta Memoria en un libro bellamente ilustrado y diagramado, impreso por los convocantes en un posible asocio con una editorial y los patrocinadores. 2). Entrega a cada autor o autora de CINCO ejemplares de la obra publicada. 3) Un diploma de honor de participación en el evento.    

Sobre la publicación

   Los derechos de publicación de esas Cartas Memoria pertenecerán a la Corporación Asuntos Mayores – COASUMA- y a las otras entidades convocantes. Se respetarán los derechos de autor establecidos por la Ley 23 de 1982 "Sobre derechos de autor" a cada autor de la carta publicada.

   Las cartas escogidas podrán ser publicadas por COASUMA en una o hasta tres ediciones, y NO PODRÁN COMERCIALIZARSE. De allí en adelante el autor o autora recupera los derechos para publicaciones posteriores.

   Los autores de las cartas no podrán tomar decisiones sobre la edición que realice COASUMA y solo harían parte de este proceso si ellos así lo piden en el trabajo de cuidado de textos. En todo caso, la divulgación de las publicaciones que hace COASUMA para este caso se hará ÚNICAMENTE con criterio de divulgación social, cultural y con fines NO lucrativos.

   Para la entrega de los reconocimientos aquí previstos, lo autores de las cartas deberán suscribir con COASUMA la respectiva cesión de derechos patrimoniales de autor, en las mismas condiciones establecidas en estas bases.    

   A este concurso está convocando por ahora la Corporación Asuntos Mayores. Se reciben propuestas de personas o entidades que quieran vincularse SIN ÁNIMO DE LUCRO como patrocinadores de este EVENTO SOCIO-CULTURAL.  

   La dirección general está a cargo de Héctor Tabares Ortiz, periodista y escritor, director del periódico on line e impreso Asuntos Mayores www.asuntosmayores.org  

Contacto: Héctor Tabares O. 
Corporación Asuntos Mayores -COASUMA. NIT. 900 368 8974
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 
Bogotá – Medellín. 
Somos de la Mesa por la Vida de Medellín 
Construimos la memoria del país por la reconciliación y el perdón.

Murió Carmen Balcells, ´la madrina´ del boom latinoamericano

Escrito por Revista Arcadia. Publicado en Libros & Letras mayores

Foto Efe

   Carmen Balcells, figura clave del conocido como "boom latinoamericano" y representante de algunos de los más importantes escritores en lengua española, como Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa, murió a los 85 años.

Según señalaron a Efe fuentes de su familia, Balcells falleció en la mañana del 21 de septiembre "repentinamente" en su domicilio de Barcelona y, aunque quieren que el entierro sea en la intimidad, también anunciaron que próximamente se celebrará un acto de homenaje en su memoria.

Balcells (Santa Fe de Dalt, Lérida), representó a más de 300 escritores de habla hispana y portuguesa, entre ellos a los máximos exponentes del "boom" latinoamericano, como García Márquez, Vargas Llosa, Carlos Fuentes o José Donoso, además de a Pablo Neruda, Julio Cortázar, Vicente Aleixandre, Miguel Ángel Asturias o Camilo José Cela.

   TODO AQUÍ en www.revistaarcadia.com 

Medellín: Carrera 43 E Nro. 11 – 32 | Bogotá: Carrera 19 A Nro. 63 C – 50 | Contáctenos
Somos de la Mesa de Trabajo por la Vida de Medellín
Nominados en 2014 al VI CONCURSO DE EXPERIENCIAS GERONTOLÓGICAS “UNA SOCIEDAD PARA TODAS LAS EDADES”
por la Red Latinoamericana de Gerontología –RLG.
Construimos la memoria del país por la reconciliación y el perdón.
Asuntos Mayores © 2012 - 2018 | Todos los derechos reservados. - Diseño web: alojatuempresa.com